LA VIA DE HERMES


(El Retorno de la Magia)

La Tabla de Esmeralda continúa: “La estructura de microcosmos está en concordancia con la estructura del macrocosmos”
En otras palabras, lo más pequeño es reflejo de lo más grande, y lo más grande lo es a su vez de lo más pequeño. La estructura del átomo es reflejo de la del Sistema Solar, mientras que la estructura del Sitema Solar es reflejo de la del átomo. El hombre es reflejo del cosmos y viceversa. Y, por extensión, el mismo principio es aplicable, por así decir, en sentido horizontal. El mundo interior y el mundo exterior son reflejo el uno del otro. El universo contenido en la psique humana es reflejo del universo exterior, que puede concebirse como la psique de la totalidad viva y sensible (o, si se quiere emplear el término, de Dios, quien en la tradición judeocristiana “creó al hombre a su imagen y semejanza”)
Para el hombre hermético, las analogías o correspondencias que conectan las diversas urdimbres de la realidad quedaban mejor expresadas a través de símbolos. Así, por ejemplo, la interrelación entre microcosmos y macrocosmos estaba expresada tradicionalmente en el famoso “Sello de Salomon”, una estrella de seis puntas compuesta por dos triangunlos, el ápice del primero hacia arriba y el del otro hacia abajo.

Tales símbolos no eran, de todos modos, una mera abreviatura útil. Por el contrario, eran sonids, letras y palabras procedentes del egipcio y el hebreo que tenían el poder de depósitos y celdillas de almacenamiento, como las baterias que guardan una carga latente de energía. Estos símbolos, a menudo llamados
“sellos” o “signaturas”, actuaban como puntos de cruz en el tejido de la realidad, la costra invisible que mantenía la urdimbre unida. Tal y como afirmaría Baudelaire casi dos milenios más tarde, la realidad estaba compuesta por “un bosque de símbolos”. Y más aun, esos símbolos podían ser “activados” con fines prácticos. Los símbolos podían manipularse, como los elementos o las moléculas en la química, para formar nuevos compuestos, nuevas amalgamas de posibilidad. En virtud de tal manipulación era posible obrar ciertos cambios. el proceso por el que esto se lleva a cabo constituía una forma de magia: “La investigación reciente ha contribuido en gran medida a mostrar el importante lugar que ocupaba la práctica, así como la teoría, de la teurgia, esto es, la “realización de acciones divinas”, principalmente con la ayuda de “símbolos” mágicos o symbola…”

A %d blogueros les gusta esto: