Saludando a la familia humana

Salí a caminar por las calles de la ciudad de Hurlingham, Buenos Aires y me di cuenta de algo muy interesante.

“Todos, absolutamente todos nos saludamos”

Con algunas personas o familia nos quedamos charlando por unos segundos y seguíamos nuestro camino.

Esto no era algo natural pre pandemia.

Quería compartir esto que encuentro de positivo en medio de este fenómeno mundial de encierro.

El Ser humano se reconoce entre sí, se vuelve a valorar el saludo y la amistad.

Te ha pasado esto?

A %d blogueros les gusta esto: